Buscar trabajo es un trabajo: ¿cómo empezar?

Buscar trabajo es un trabajo: ¿cómo empezar?

Sin duda buscar trabajo es un trabajo y en épocas de crisis esta tarea se hace más complicada debido fundamentalmente a la escasez de la oferta de empleo y al exceso de demanda. Asimismo, también influyen otros factores tales como la globalización, la rotación en el empleo y el incremento del nivel de cualificación de la sociedad en general.

La globalización. Hoy en día se puede contratar trabajadores de cualquier parte del mundo, o al menos dentro de algunos continentes o agrupaciones de países. Existen leyes que permiten la libre circulación de trabajadores en un marco geográfico determinado, como por ejemplo en Latinoamérica o en Europa.

Más allá de la facilidad de conseguir trabajo o buscar candidatos en otros países están también las oportunidades que las empresas tienen para subcontratar ciertos trabajos en lugares donde la mano de obra es más barata.

La rotación en el empleo. En este aspecto está claro el cambio de paradigma. Cada vez es más difícil tener un trabajo para toda la vida e incuso un solo trabajo. La tendencia al pluriempleo a tiempo parcial y a la pluriactividad, entendida ésta como el empleo simultaneo por cuenta propia y ajena, es imparable y sin duda va en aumento. Esto es también una oportunidad, tanto porque así lo prefieren muchos miembros de las nuevas generaciones que se incorporan o acaban de incorporarse al mundo del empleo, los famosos “millenials”, como porque al proliferar el trabajo a tiempo parcial muchas personas dejan de estar desempleadas a tiempo completo.

El incremento del nivel de cualificación en la sociedad. Afortunadamente el nivel de formación de la sociedad es cada vez mayor, apenas han transcurrido un par de décadas y ya existen en este siglo muchos más centros de formación profesional, universidades y escuelas de negocios que en el siglo pasado. Además, la calidad de la enseñanza ha mejorado enormemente, gracias sobre todo al desarrollo de la formación on line y a metodologías más experienciales, colaborativas y prácticas, que proporcionan al mercado laboral candidatos mejor preparados, con amplio nivel de idiomas y con mayor dominio de las tecnologías de la información.

Antes de empezar a buscar trabajo lo más importante es prepararse. Si improvisamos nos resultará más difícil destacar en el proceso de selección, o incluso lo que es peor, ni siquiera llegaremos a ser invitados a participar en él.

Es difícil resumir en un sólo artículo las claves para encontrar trabajo, por eso en éste nos vamos a centrar en seis recomendaciones relacionadas con los preparativos previos al comienzo del proceso de búsqueda o mejora de empleo:

1. Conocerse a uno mismo:

Para conocerse a uno mismo lo mejor es utilizar la herramienta del DAFO personal. Si está más que demostrado que el DAFO o FODA es una herramienta muy eficaz, que las empresas utilizan para hacer análisis de contexto previos al diseño de planes de acción o estrategias empresariales, ¿por qué no utilizarlo a nivel personal?

El DAFO personal nos permite conocer nuestras fortalezas y nuestras debilidades o áreas de mejora individuales, así como, desde un punto de vista externo, las oportunidades y amenazas del entorno.

2. Marcarse un plan, una hoja de ruta y unos objetivos:

Al igual que las empresas establecen planes de acción o estrategias tras el análisis DAFO, cuando queremos encontrar trabajo también es bueno trazarnos un plan y unos objetivos. Para esta tarea podemos ayudarnos de ciertas técnicas basadas en los acrónimos ACME y SMARTER:

  • ACME porque hace referencia a cómo articular nuestra estrategia de búsqueda de empleo en base a los diferentes cuadrantes previamente analizados en el DAFO personal:

Afrontar las Amenazas, y diseñar estrategias de SUPERVIVENCIA

Corregir las Debilidades, y plantearnos estrategias de REORIENTACIÓN o reinvención.

Mantener o mejorar las Fortalezas, y desde ellas establecer buenas estrategias DEFENSIVAS, que pueden ser incluso de contraataque. Como dicen algunos ajedrecistas “la mejor defensa es  un buen ataque”

Explorar Oportunidades, para en base a ellas plantear estrategias DE ATAQUE, ofensivas

Gráfico DAFO

  • SMARTER porque conviene que los objetivos que nos marquemos para la búsqueda de nuevas oportunidades profesionales sean:

S- Specific: específicos, con tareas concretas. Tanto en su redacción como en su ponderación.

M- Measurable: medibles, con KPI´s (Key Performance Indicators) o indicadores específicos orientados a resultados cuantitativos y/o cualitativos.

A- Attainable: alcanzables, pero que tengan impacto y sean retadores.

R- Relevant: relevantes, relacionados con estrategia, cultura y objetivos de negocio.

T- Timely set: establecidos en el tiempo, con hitos temporales para el seguimiento.

E- Ethical or Environmentally respectful: éticos o respetuosos con el medio ambiente.

R- Rewarding: con beneficios o Recompensas claramente establecidas.

3. Tener un plan B

Por muy bien que preparemos nuestro plan y que establezcamos nuestros objetivos, siempre hay que considerar la posibilidad de fracaso y ante esta situación debemos tener un plan de contingencias o plan B.

Algunos ejemplos de planes B pueden están relacionados con la búsqueda de trabajo en otros sectores o países, con la búsqueda de trabajo a tiempo parcial o con el objetivo de comenzar una aventura empresarial propia, bien sea de manera individual o en grupo a través de una sociedad empresarial o una cooperativa.

4. Continuar formándose

La formación a lo largo de toda la vida laboral es fundamental y cada vez más importante. Esto es debido a que una de las competencias más demandadas hoy en día por las empresas a sus candidatos y empleados es la “aprendibilidad”, que consiste en la capacidad y la curiosidad para aprender de forma continua.

La formación es indispensable si tenemos que activar el anteriormente citado “plan B” y nos ayuda a desconectar y a descansar un poco en el proceso de búsqueda de empleo. Dicho esto, también es cierto que a través de los cursos de formación podemos establecer nuevos contactos que nos pueden facilitar el acceso a nuevas oportunidades y redes sociales profesionales.

5. Desarrollar competencias clave para el empleo

Actitud positiva, pasión por lo que haces y lo que pretendes, honestidad, capacidad para mostrar respeto y valorar la diversidad en los equipos de trabajo, flexibilidad, iniciativa, proactividad, capacidad e interés por aprender continuamente y competencias digitales, tales como la gestión de la incertidumbre y de la complejidad asociada al “big data”. Esta relación refleja gran parte de las competencias profesionales más demandadas en la actualidad y se pueden y deben entrenar y desarrollar.

6. No obsesionarse

Buscar trabajo es como una carrera de fondo, debemos medir nuestros esfuerzos para evitar desilusionarnos o desfondarnos a las primeras de cambio. Como casi todo en la vida antes de tener éxito en un proceso de selección suele haber un aprendizaje y como mejor se aprende es a través de la experiencia, estando dispuestos a tomar lecciones en cada proceso de selección, después de cada dinámica de grupos o de cada entrevista telefónica o presencial.

Para no obsesionarse también es adecuado mantener un equilibrio entre el tiempo que dedicamos a la tarea de buscar trabajo y el tiempo que dedicamos a nuestra vida personal, bien sea con familia, con amigos o simplemente a nuestros hobbies y aficiones. En este sentido la actividad deportiva es muy beneficiosa, siempre que conlleve un nivel de intensidad y dedicación adaptado a las circunstancias individuales.

El enriquecimiento de la vida personal favorece la autoestima y, casi sin darnos cuenta, nos ayuda a proyectar una imagen más atractiva en los procesos de selección.

Formación relacionada

La página web www.cerem.do utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir