Bootstrapping: emprender sin recursos o con pocos recursos

Bootstrapping: emprender sin recursos o con pocos recursos
¿Qué es el bootstrapping? Todo sobre el emprendimiento con recursos propios. Cómo financiar un negocio sin tener que recurrir a un préstamo bancario

El emprendedor de nuestros días ha cambiado. Los negocios digitales le van ganando terreno a las clásicas empresas con establecimiento físico. Aunque la competencia se ha vuelto más feroz, las nuevas tecnologías también han dado a más gente la posibilidad de emprender.

Disponer de una gran cantidad de dinero y recursos ya no es decisivo. En este contexto moderno ha surgido el concepto del bootstrapping. Este método de emprendimiento animará a muchas más personas a vivir de sus ideas.

Introducción al ‘bootstrapping’

El bootstrapping es emprender invirtiendo recursos propios. Es crear un negocio de cero sin recurrir a la financiación bancaria o los préstamos. Se habla de bootstrapping cuando una startup o empresa de nueva creación se financia a sí misma. Esta comenzará con pocos recursos, y a medida que va avanzando, se reinvertirán parte de los beneficios para que siga creciendo.

¿Por qué bootstrapping? El término hace referencia a una pequeña correa que se coloca en la parte trasera de las botas para ayudar a calzarlas. Su símil con el mundo empresarial es que con cualquier pequeño recurso o idea ingeniosa se puede hacer despegar un negocio.

Las dos formas de ‘bootstrapping’

Las dos formas de llevar a cabo esta forma de emprendimiento están estrechamente relacionadas. De hecho, lo usual es que deban complementarse ambas a la vez. ¿Cómo se financia un negocio sin recurrir a las deudas?

  • Ahorros personales: el emprendedor tiene un empleo y utiliza parte de su remuneración para financiar su idea. O bien trabaja durante un tiempo para ahorrar la cantidad de dinero que necesita para comenzar su proyecto. Los ahorros pueden ir destinados a financiar un negocio físico u online, y la cantidad necesaria para empezar va a depender de la envergadura y tipo de proyecto. No obstante, los negocios online son los que hoy por hoy requieren una menor inversión inicial.
  • Beneficios propios de la empresa: en este supuesto, se entiende que la empresa al menos ya ha comenzado y dado sus primeros pasos. El emprendedor debe centrarse en generar sus primeros ingresos y luego reinvertirlos en la empresa. De esta forma, el negocio irá creciendo lentamente sin la presión de devolver un préstamo bancario. El emprendimento con recursos propios es mucho más seguro. Sin embargo, todo negocio conlleva gastos, por pequeña que sea la inversión.

Estrategias de emprendimiento con recursos propios

Aclarado el concepto de bootstrapping, en los siguientes apartados se nombrarán y explicarán varias estrategias de utilidad. Puesto que este es un método para emprender con pocos recursos, se necesita reducir al máximo los costes y comenzar a facturar cuanto antes.

El éxito de una estrategia de bootstrapping radica en saber administrar los recursos disponibles y explotar al máximo las habilidades que se poseen.

La importancia de conseguir rápido los primeros clientes

El producto o servicio ideal en bootstrapping es aquel que está en demanda y puede comenzar a venderse rápido. Realizar un estudio previo de mercado sobre lo que pretende ofrecerse es fundamental. Si el emprendedor con pocos recursos quiere empezar a facturar rápido, debería apostar por aquello que ya está funcionando en lugar de arriesgarse a crear algo nuevo.

La explicación es muy sencilla: si un producto o servicio tiene demanda, los clientes llegarán antes. Algo imprescindible, pues los ingresos del propio negocio serán su principal fuente de financiación. Además, cuanto antes se generen ingresos, antes se podrá estimar la cantidad necesaria para cubrir los gastos básicos.

En caso de que se vendan productos y servicios a empresas, el emprendedor puede optar por llamar por teléfono o visitar a los posibles clientes personalmente.

Para vender productos al público, puede ser interesante la negociación con tiendas físicas que actúen como puntos de venta para promocionar el producto.

Estas acciones traerán las primeras ventas mientras se va desarrollando la estrategia de marketing online.

No subcontratar si no es necesario

Incluso los negocios con poca inversión inicial requieren de unos gastos fijos para que funcionen. Sin embargo, el emprendedor puede reducir considerablemente esos gastos realizando muchas de las tareas por sí mismo. Esto es especialmente recomendable al principio.

Poniendo como ejemplo un negocio online, este no estará exento de asuntos como la contabilidad, la estrategia de marketing online o el contenido escrito. Estas tareas pueden delegarse en una gestoría, un profesional del SEO y redactores, respectivamente. Obviamente, supondrán un coste. Sin embargo, el emprendedor también puede optar por formarse y realizarlo todo por sí mismo (autolearning).

Hacer las cosas por uno mismo sí requiere una inversión de tiempo, pero puede ser de gran ayuda en los comienzos del negocio. Más tarde, cuando la empresa empiece a ser rentable, todos esos servicios pueden volver a subcontratarse para dedicar tiempo a otras cosas.

Realizar una efectiva estrategia de SEO

El posicionamiento SEO es la estrategia más económica para empezar a vender en Internet. Requiere formación, tiempo y esfuerzo por parte del emprendedor. En compensación, cuando una web empieza tener buena consideración en los buscadores, se conseguirán clientes y ventas con una inversión económica prácticamente nula.

Podría decirse que la estrategia de SEO es una inversión sin coste, pero con grandes resultados a largo plazo. El pequeño negocio que recién comienza, normalmente, no puede invertir mucho dinero en publicidad de pago. En ese caso, debe comenzar cuanto antes a trabajar su posicionamiento orgánico en Google y otros buscadores. Un emprendedor con pocos recursos debe centrarse en crear contenido de calidad para la web de su empresa. Debe contar con un blog que hable de noticias y consejos relacionados con su sector y compartirlo todo lo posible en otras webs y redes sociales. Los buscadores de Internet valoran el buen contenido que es compartido.

Las ventajas del ‘bootstrapping’

El beneficio más obvio del emprendimiento con recursos propios es que conlleva poco riesgo. Para una buena puesta en marcha, se recomienda ahorrar y usar aquel dinero que al emprendedor no le importe perder. Exactamente igual que ocurriría en una apuesta. Si la apuesta falla, el emprendedor se queda igual que estaba al principio. Si acierta, rentabilizará la inversión. En caso de que las cosas no vayan bien, no le quedará una deuda que pagar.

Por otro lado, el emprendedor tendrá control total sobre el proyecto y el ritmo al que este avanza. Cuando participan inversores, estos suelen presionar para que la empresa incremente sus beneficios cuanto antes. En bootstrapping, el emprendedor puede elegir avanzar poco a poco y sin el estrés de satisfacer las expectativas de terceras partes que también han puesto dinero.

Mediante el proceso de bootstrapping se aprende, se desarrolla un gran sentido de la responsabilidad. El emprendedor se convierte en su propio jefe y es el único responsable de gestionar su negocio. Se aprende a hacer un buen uso del dinero, a invertirlo correctamente y a controlar el gasto y el despilfarro.

Inconvenientes del ‘bootstrapping’

Existen, no obstante, algunas consideraciones a tener en cuenta antes de lanzarse a emprender con recursos propios.

Esta forma de emprendimiento no es apta para todo el mundo, ya que exige un alto nivel de fortaleza mental, compromiso y paciencia. Durante los primeros meses o incluso el primer año, se trabajará mucho y no se verán beneficios. Incluso cuando lleguen los primeros ingresos, la mayor parte tendrá que destinarse al propio negocio si es que se desea que crezca.

Aunque es una opción económica, el hecho de disponer de poco dinero hará que todo avance de forma lenta. El negocio tardará mucho más tiempo en ser rentable. Algo que puede frustrar al emprendedor impaciente.

Otro problema asociado al bootstrapping es el tiempo que requiere. No es el sistema de emprendimiento más adecuado para personas con una agenda apretada, con otras responsabilidades o con cargas familiares. El emprendimiento con recursos propios requiere invertir una gran cantidad de tiempo en hacer cosas por uno mismo.

El perfil de emprendedor ideal para ‘bootstrapping’

Para finalizar, haremos un repaso de los perfiles más compatibles con esta forma de levantar un negocio propio. Los emprendedores más habituales pueden ser:

  • Estudiantes/becarios: las personas que cuentan con una beca de estudios, en su tiempo libre pueden emplear parte del dinero en la creación del proyecto.
  • Jóvenes no emancipados: aquellas personas jóvenes que todavía no se han marchado de casa, son el perfil idóneo para desarrollar su idea. No tienen grandes responsabilidades y disponen de una gran cantidad de tiempo para dedicarle al proyecto. El tiempo es la mayor inversión que requiere el bootstrapping.
  • Asalariados sin responsabilidades: aquellos que tienen un trabajo y tiempo libre para trabajar en una idea. En general, personas sin grandes responsabilidades, solteras, sin cargas familiares, etc. Pueden usar parte de su salario para invertir regularmente en su proyecto de empresa.
  • Quienes ya han emprendido: quienes ya tienen un negocio funcionando cuentan además con la experiencia necesaria para levantar uno nuevo. En estos casos se pueden utilizar los rendimientos de una empresa para financiar una segunda. Esto es también una opción ideal si tu proyecto de bootstrapping despegó, pero se quedó estancando en algún punto. Si un proyecto ya empezó a generar beneficios (aunque fueran pocos), puedes usarlos para financiar otros proyectos, y con la suma de todos generar un salario interesante. Un ejemplo son los emprendedores que crean varias páginas nicho (webs sobre diferentes temáticas) y cada una les genera pequeños ingresos.

El bootstrapping es el modelo de negocio para personas sin mucho dinero, pero a su vez con ideas, tiempo libre y ganas de trabajar en un proyecto propio.

Formación relacionada

La página web www.cerem.do utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir